Ya sabemos que la designación anual de los que van a ser Mayordomos de la Virgen de Piedrasantas (también llamado «Servir a la Virgen«) la realiza el Ayuntamiento; hasta 1982 entre concejales (u otros) y a partir de 1983 también entre quien lo solicite del pueblo.

¿Cómo fue este cambio en el procedimiento de elección de Mayordomos?

Ya en 1979, en la sesión del Pleno del Ayuntamiento celebrado el 14 de junio, se intentó por parte de la oposición de que los vecinos tuviesen preferencia a la hora de ejercer la mayordomía ya que, según indica, «es una vergüenza que el día de la fiesta de nuestra querida Patrona, únicamente pueda llevarla el Ayuntamiento«.

Además, se instó a que se creara una «Hermandad al margen de toda política«. Pero ya sabemos que esta opción se intentó, por parte de la Iglesia, en 1971, y no se pudo llevar a cabo.

No se tuvo en cuenta estas opiniones y todo siguió igual. Leemos la parte del acta donde se habla de este tema:

«Acto seguido la Presidencia hace uso de la palabra para informar a los reunidos que son llegadas las fechas que según es costumbre tradicional, por el Ayuntamiento se procede a nombrar Hermano Mayor de la Patrona de la localidad Nuestra Sra. de Piedrasantas y de la Comisión de Festejos, que bajo la dirección de esta Presidencia ha de ser la encargada de organizar los que han de celebrarse en las Fiestas Mayores de esta villa, circunstancia esta que ponía en conocimiento de los Sres. asistentes a los oportunos efectos.
En su consecuencia y tras deliberar sobre el particular, con el voto en contra de los Concejales Sres. Moya Medina, Moreno Romero, Martín Moya y Pérez Peinado, que manifiesta: Que el problema de la Patrona, más que una honra, es una vergüenza que el día de la fiesta de nuestra querida Patrona, únicamente pueda llevarla el Ayuntamiento, los Concejales, sin darnos cuenta que somos el reidero de los pueblos vecinos.- Y que únicamente pueden servir la Virgen los del Ayuntamiento es otra disposición desgraciada.- El Ayuntamiento debe tener una función supletoria: En caso de que ningún vecino quiera servir a la Virgen, entonces el Ayuntamiento debe salir al frente, porque la Virgen no es del Cura ni del Ayuntamiento, sino del pueblo.- Aunque lo ideal sería que tuviera su Hermandad al margen de toda política o bien un sorteo por calles.- Se acordó nombrar Hermano Mayor y por consiguiente obligado por tal motivo a servir la Virgen en el presente año al Sr. Alcalde D. Antonio Tirado Medina.-
A las manifestaciones formuladas por los Concejales que se mencionan, el Sr. Alcalde informa a los interpelantes que no es cierto que la Virgen la lleven solo los Concejales, pues hay un itinerario ya definido en que la puede llevar cualquier vecino que lo desee.-
En relación con el servicio a la Virgen, estima esta Presidencia, que es una cosa tradicional que con su voto desde luego no la quitaría, y que como los Concejales son una representación del pueblo, en este servicio, no se representa a sí mismo el que la sirve, sino que lo hace en representación de sus convecinos, por lo que a su juicio debe continuar la tradición.-
El resto de los ediles se adhieren a un todo a las manifestaciones de la Presidencia.-«

Después, cambiada la situación política del país y cambiado el gobierno local, se volvió a plantear la opción de que cualquier vecino pudiera ser Mayordomo, siendo aprobada el 2 de junio de 1983.

Leemos la parte del acta de la sesión donde se discutió y se aprobó este gran avance:

«Estudio sobre nombramiento de Mayordomo de nuestra Patrona, y acuerdos correspondientes. Abrió la deliberación el Sr. Alcalde, exponiendo la idea tratada en una reunión anterior, de que la Virgen sea servida por uno de los Concejales, por ser así la tradición, y también por otra persona que lo solicitase.
Pidió la palabra el Sr. Tirado Medina, quien manifestó que su grupo acepta que la Virgen sea servida por un miembro de la Corporación, como es tradicional; que la mejor representación del pueblo es la misma Corporación elegida democráticamente; y, respecto de la cuestión económica, que solo podrían servirla aquellas personas que tuviesen dinero.
La opinión del Sr. Pérez Peinado, a quien fue concedida seguidamente la palabra, fue que la tradición no siempre debe mantenerse, porque no siembre es buena, y puso como ejemplo la esclavitud en el siglo XVI; y que el Pueblo ha elegido un partido en cuyo programa constaba que el Pueblo serviría a la Virgen.
Manifestó el Sr. Alcalde que el problema económico de los particulares que sirvieran a la Virgen podría resolverlo el Ayuntamiento; y que la opción de otros vecinos, no es nueva, pretendiéndose con dicha participación, intentar acercar al Pueblo estas fiestas.
Concedida la palabra al Sr. Moral Manosalbas, dijo no estar de acuerdo con Don José Ignacio en lo de las tradiciones, pues cree que servir a la Virgen es una tarea muy honrosa; que hay personas del Pueblo que por no pertenecer al Ayuntamiento no pueden servirla, y deseó hacer un Ayuntamiento abierto que se comprometiera con responsabilidades a servir a la Virgen, y en el que otras personas pudieran servirla.
Contestó Don José Ignacio Pérez Peinado por alusión, diciendo que la tradición como tal no es norma a seguir, y había puesto el ejemplo de la esclavitud para que se viera que no siempre la tradición es buena; que la tradición de servir la Corporación la Virgen es una tradición reciente, como puede verse en los libros parroquiales, y además humillante, porque es un coto cerrado a aquellos que no quieren entrar en el Ayuntamiento, debiendo éste actuar supletoriamente, en defecto del Pueblo.
Señaló el Sr. Moral Manosalbas, que la tradición en el día de hoy era esa, que solo la Corporación sirviera la Virgen.
Considerando la Presidencia suficientemente debatida la cuestión formuló la siguiente propuesta de acuerdo:
«
Que nuestra Patrona, la Virgen María Santísima de Piedrasantas, sea servida conjuntamente, en el presente año, por un miembro de esta Corporación y por una persona ajena a la misma, siempre que sea mayor de edad, y natural de Pedroche o cuente con cinco años de vecindad en esta localidad«.
Sometida a votación, el resultado fue ocho votos a favor y tres en contra, estos de los Concejales de Independientes de Pedroche.
Seguidamente, el Sr. Presidente declaró aprobada la propuesta, y solicitó el ofrecimiento por parte de algún miembro de la Corporación para servir la Virgen. Los señores Moral Manosalbas y Tirado Medina fueron de la opinión de que el primer año fuese el alcalde quien sirviera la Virgen, y no solicitando nadie tal servicio, el Sr. Alcalde aceptó ser Mayordomo de nuestra Patrona en el presente año, acordándose unánimemente por la Corporación que así fuera.
A continuación se trató el procedimiento a seguir para determinar quien sería el otro Mayordomo, y tras breve deliberación, quedó acordado unánimemente que se abriera un plazo de información pública de treinta días naturales, durante el cual podrán los interesados dirigir a la Corporación solicitudes individualizados de nombramiento de Mayordomo de la Patrona, para el corriente año, efectuándose la selección de una de las solicitudes a través de público sorteo, a celebrar en otra sesión plenaria del Ayuntamiento.»

Curiosamente, este cambio en el sistema de elección de los Mayordomos no fue por el interés de algún vecino, ya que ese año nadie presentó solicitud de querer «Servir» a la Virgen. Lo leemos en el acta de la sesión extraordinaria celebrada por el Pleno del Ayuntamiento el día 26 de agosto de 1983:

«Mayordomo Virgen para el presente año. Por la Presidencia se indicó a los señores asistentes que no habiéndose presentado solicitud alguna para ser Mayordomo de Nuestra Patrona, en el presente año, será servida la Virgen de Piedrasantas por el Sr. Alcalde únicamente. Los señores asistentes quedaron enterados.»

Costó el cambio, pero ahora se agradece.

Pedro de la Fuente Serrano
Pedroche, 21 de agosto de 2019


[Cualquier información/consulta/etc. que nos quiera hacer llegar puede enviárnosla a pedrodelafuenteserrano@gmail.com]