Nos ha resultado realmente curiosa la nota publicada por la Comisión de Festejos en el año 1974 en la revista de feria (se puede consultar en nuestra sección DOCUMENTACIÓN). Dice lo siguiente:

“Nuestro pueblo tiene tradiciones antiquísimas y de un valor incalculable y un sabor inigualable. Entre ellas y por las fechas que nos ocupan están “Los Piostros”. las circunstancias en que vivimos, la falta de caballerías y el número cada día mayor de automóviles de una parte, y de otra el “snobismo” de las gentes en general, hacen que cada día la Romería a nuestro Santuario de Piedrasantas vaya perdiendo poco a poco su sabor único y se vaya transformando en una “romería más”. Y está en vuestra mano que eso no ocurra. Poner vuestro mayor interés en conservar la tradición. Acudir a la Ermita siempre que vuestra edad y circunstancias lo permitan, en caballerías y carrozas.

Desenterrar del “baul de la abuelita” los incomparables trajes típicos de nuestro pueblo y vestirlos, no como mascarada, sino con profundo amor a la tradición; con ello nuestra Romería no será “una romería andaluza más”, sino una Romería “única en el mundo”. Y consiguiendo esto, conseguireis honrar a nuestra Excelsa Patrona, honrar y prestigiar a nuestro querido pueblo, y, en definitiva, honraros a vosotros mismos.”

Parece ser que el aumento de automóviles hizo que la gente “pasara” de participar en la fiesta de los Piostros, con lo cómodo y la “categoría social” que supone ir motorizada. 

Quizás ese boom del parque automovilístico propició que la imagen de la Virgen de Piedrasantas fuese llevada hasta la ermita en el techo de un Seat 600 (menos mal que el motor iba detrás, de todas formas, pobres “angelitos”):

La Virgen de Piedrasantas sobre un Seat 600

Año 1967 (Fuente: Ayuntamiento de Pedroche)

Además, según la Comisión de Festejos, el esnobismo (imitación con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos) reinante, aparte de la “falta de caballerías”, también derivaba en esa falta de interés por esta fiesta.

Sobre el posible esnobismo que pueda existir hoy en día, la pregunta es, ¿hace que disminuya la participación o que aumente? Mi opinión es clara, hace que aumente, todo lo contrario a lo que sucedía en el pasado. Lo que habría que plantearse es si esa excesiva “imitación” a los supuestos “distinguidos” es algo positivo o negativo, para la fiesta y para todos nosotros.

Otro tema es el de usar “los incomparables trajes típicos“, en el caso de los hombres sí que se usan (en mayor o menor medida), pero no en el caso de las mujeres.

Pedro de la Fuente Serrano
Pedroche, 13 de agosto de 2018


[Cualquier información/consulta/etc. que nos quiera hacer llegar puede enviárnosla a pedrodelafuenteserrano@gmail.com]