Históricamente, la designación de la mayordomía conllevaba hacerse cargo de los gastos generados por las funciones religiosas y los convites que se realizan en la ermita.

Así lo vemos por ejemplo en las actas capitulares de 1943 por su cuenta se hacen cargo de todo cuanto se refiere a las funciones religiosas y convites al pueblo en general«), de 1946 a 1952 fueron nombrados a su instancia Mayordomos de la Virgen con la obligación de sufragar los gastos religiosos y convites acostumbrados«) o de 1954 poder representar como Mayordomos las funciones religiosas de los festejos que se celebrarán en la ermita en la tarde del siete y en la mañana de ocho de Septiembre próximo con el compromiso de satisfacer los mismos todos los gastos que con tal motivo se celebren«).

Incluso los últimos años en los que aún no podía ser Mayordomo nadie del pueblo, se mantenía esta obligación. Leemos en 1981 que «a cargo de los cuales [Mayordomos] correrán todos los gastos que se originen con motivo de la celebración de los festejos religiosos«; y en 1982 que «del cual correrán todos los gastos que ser originen con motivo de la celebración de los actos religiosos«.

Fue en 1983, cuando se decidió que también podía ser Mayordomo quien lo solicitase del pueblo, cuando se estableció una ayuda de 75000 pesetas [450 euros] para pagar el convite y parte de otros gastos generados: «Se trató el problema de los gastos que origina el servir a la Virgen Patrona, siendo todos de la opinión de que el Ayuntamiento debe dar una ayuda económica a los Mayordomos, puesto que en caso contrario los económicamente débiles no podrían servir nunca a la Virgen, y se acordó por unanimidad que, en el presente año, el Ayuntamiento aporte la cantidad de setenta y cinco mil pesetas para sufragar parte de los gastos de los Mayordomos en su servicio a la Patrona y que el convite tradicional sea abierto a todo el Pueblo«.

Al año siguiente, en 1984, se mantuvo la ayuda: «El Sr. Tirado Medina solicitó que previamente se solucionara el tema de la subvención a los Mayordomos. El Sr. Alcalde propuso mantenerla en las mismas condiciones que el pasado año. Por unanimidad se acordó conceder una subvención para quienes fuesen Mayordomos en la cuantía y condiciones establecidos el pasado año«.

Y en 1985 se fijó esta cantidad para que se diera anualmente: «Como pueden existir dificultades económicas en las dos personas que sirvan a la Virgen, se propone la fijación de una cantidad de dinero para ayudarles con la condición de que el convite tradicional sea abierto a todo el pueblo. Por Don Adriano Moral, refiriéndose a la ayuda de 75000 pesetas [450 euros] otorgada a los Mayordomos en años anteriores, estimó conveniente oir la opinión de los que en años anteriores han servido la Virgen. Contestó Don Francisco Martín que con el citado presupuesto no se pagan los gastos, pero cree que el Mayordomo debe aportar algo, sufrir un sacrificio económico, y así no cargar más al Ayuntamiento. La opinión del Sr. Alcalde, que igual que el Sr. Martín Moya ha sido Mayordomo de la Virgen, fue de que depende de los que uno quiera; puede ser una cantidad insignificante o suficiente. Con esa cantidad y la voluntad del Mayordomo puede resultar algo digno. Por unanimidad se acordó repetir el procedimiento de años anteriores respecto al nombramiento de los dos mayordomos, manteniéndose la ayuda a los mismos en la cantidad de setenta y cinco mil pesetas y fijándose como plazo para la admisión de solicitudes, por parte de los vecinos, hasta el próximo veintinueve del corriente mes«.

Los siguientes años, se matizó una condición de la ayuda, que «el convite tradicional sea abierto para todo el mundo«. Así lo leemos en 1986 y 1987, por ejemplo.

En 1995 se propone y se aprueba conceder a cada Mayordomo 50.000 ptas (300 euros), 100.000 ptas en total, «en concepto de ayuda para sufragar los gastos ocasionados«. Además, se aprobó «la asunción del tradicional convite a cargo del Ayuntamiento, como modo de homogeneizar el mismo y evitar, en lo sucesivo, las diferencias de contenido que pudieran derivarse de la distinta capacidad económica de los designados cada año«.

Ya en 2006, «se pone de manifiesto la ausencia de solicitudes por parte de los vecinos de Pedroche para desempeñar el cargo de Mayordomo», y el alcalde entiende que es por «motivos económicos y sugiere la posibilidad de aumentar la dotación que se les otorga cada año«.

Hoy en día la ayuda es de 2.000 euros en total, 1.000 euros por cada solicitud de mayordomía, y con la diferencia de que del convite se hace cargo el Ayuntamiento, no los mayordomos.

Según se especificó en el «Protocolo de Actuación en las Fiestas en Honor de Ntra. Sra. la Virgen de Piedrasantas y Fiesta de Los Piostros«, el Ayuntamiento «sufragará el gasto de los aperitivos ofrecidos a los asistentes a la fiesta tanto el día 7 como el día 8 de septiembre en la ermita» y los mayordomos «son los encargados de la compra y colocación de los adornos florales de las andas utilizadas el día 7 de septiembre para llevar a la Patrona hasta la ermita«.

Pedro de la Fuente Serrano
Pedroche, 20 de junio de 2020


[Cualquier información/consulta/etc. que nos quiera hacer llegar puede enviárnosla a pedrodelafuenteserrano@gmail.com]